Vitamina C: la importancia de la etapa preanalítica para un resultado de calidad

Un poco de historia…

Siglo XVII, Edad Moderna (siglo XV al XVIII), época de grandes cambios culturales y científicos. Dejando atrás las creencias religiosas de la Edad Media, la observación, hipótesis y el pensamiento crítico permitieron al hombre iniciar descubrimientos importantes. Tras largos viajes marítimos donde la alimentación se basaba en productos a base de pan, huevo y vino, los marineros sufrían una enfermedad llamada escorbuto, que acababa con la vida de varios de ellos. Los síntomas descriptos fueron hemorragias, infecciones, mala cicatrización, ictericia, edema, fiebre, los cuales rápidamente desaparecían al llegar al próximo puerto. En el año 1720 el militar austríaco Kramer recomendó la toma de jugo de limón para combatir esta enfermedad. Sin embargo, descubrieron que los limones debían ser frescos, y no embarcados desde hacía tiempo ya que en éstos el principio activo se oxidaba y perdía su efecto. Aceite de hígado de vaca, cerveza de malta, jugo de pimiento, eran algunos de los alimentos anti-escorbúticos incluidos en la dieta de los marineros.

Las observaciones y experimentos continuaron, y en el año 1928 Albert Szent Gvordyi logra aislar la vitamina C del jugo de pimiento, para que luego en el año 1937, Haworth y Szent Gvordyi descubrieran la estructura química llamada ácido L-ascórbico.

Beneficios de la vitamina C

Con este descubrimiento comienza a comprenderse su interacción química dentro del organismo. La vitamina C, por su mera definición de vitamina, es imprescindible para la vida del ser humano. No es un componente estructural del organismo, sino un nutriente esencial necesario en muchas reacciones metabólicas donde actúa como cofactor enzimático. La estructura deriva de la glucosa o la galactosa, pero el ser humano no es capaz de sintetizarla, debido a que carece de la enzima gulonolactona oxidasa, quien cataliza el último paso en la síntesis. Es una molécula fácilmente oxidable, y de hecho su función metabólica se basa en un principio de óxido-reducción reversible necesario para formación de compuestos como el colágeno, elastina, los aminoácidos tirosina y fenilalanina, carnitina, entre otros, caracterizados por la acción de enzimas cuyo componente es un ion metal (Fe o Cu) que debe mantenerse en estado reducido para asegurar su actividad enzimática. Además, es el principal agente antioxidante de los medios acuosos, ya que su potencial de oxidación le permite reaccionar antes que otros compuestos de vital importancia. Este mecanismo es fundamental frente a la protección contra los radicales libres, donde el ácido ascórbico se transforma en un radical ascorbilo, que luego se descompone en moléculas inocuas evitando el daño en el medio celular.

Otra de las funciones importantes atribuibles a la vitamina C es su capacidad de mantener y mejorar la respuesta inmune. Un grupo de proteínas llamadas opsoninas, como ficolina y colectina, actúan en la vía del complemento permitiendo el reconocimiento de antígenos. Éstas presentan dominios de tipo colágeno, por lo que buenos niveles de ácido ascórbico mejoran la acción en la inmunidad innata, reduciendo la sintomatología y la duración de los estados catarrales.

Numerosas investigaciones sugieren que dietas ricas en vitamina C generan múltiples efectos positivos sobre la salud, disminuyendo la aparición de enfermedades metabólicas como la diabetes, eventos cardiovasculares, algunos tipos de cáncer (pulmón, gastrointestinal, esofágico, etc), mejorando la salud de la piel, y promoviendo la síntesis de neurotransmisores y varias hormonas peptídicas. Según el Ministerio de Salud de la Nación, la recomendación diaria de ingesta de vitamina C es de 75 mg. Sin embargo, para la OMS esto puede variar según el sexo, la etapa de crecimiento y otras condiciones como el embarazo, actividad física, tabaquismo, etc. (figura 1).

Figura 1. Fuente: Brown, J. Nutrición en las diferentes etapas de la vida

Frutas y verduras frescas como los cítricos, melón, frutillas, kiwi, brócoli, coliflor, tomates, espinaca, etc., son alimentos ricos en vitamina C. Es importante que sean productos frescos y de estación ya que, al igual que sucedía con los limones en la dieta de los marineros, la vitamina C se oxida con exposición al aire y la luz solar. También pueden incorporarse bebidas y alimentos fortificados con ácido ascórbico, lo cual debe estar correctamente identificado en el rótulo del producto.

Estabilidad de la vitamina C en muestras biológicas

Un apartado especial merece la estabilidad del ácido ascórbico, tanto en los alimentos y suplementos como en las muestras clínicas de pacientes donde se desea conocer su concentración. La vitamina C se oxida fácilmente a ácido dehidroascórbico (DHA) por exposición a la luz, calor, iones metálicos, y pH alcalino. Luego, DHA se hidroliza irreversiblemente en medio acuoso, resultando ser un verdadero reto asegurar la estabilidad de la molécula ya sea en una etapa productiva de un alimento o suplemento, o en un proceso analítico para su cuantificación (figura 2).

Figura 2. Fuente: Ganem Prats, Ibrahim; Aguilar Peláez, Madelaine de las Mercedes; Dorsant Rodríguez, Lissette; Viel Reyes, Higinio. (2012). ASPECTOS ESENCIALES SOBRE VITAMINA C. Revista Información Científica, vol. 73, núm. 1, enero-marzo, Universidad de Ciencias Médicas de Guantánamo Guantánamo, Cuba.

Diversos factores afectan la estabilidad de la vitamina C

Anticoagulantes: En el caso de muestras para el dosaje de vitamina C en sangre, según datos de la Universidad de Otago (Christchurch, NZ) del año 2018, la utilización de EDTA como anticoagulante para la obtención del plasma no elimina la capacidad oxidativa de los iones metálicos, provocando pérdidas de hasta el 20% si no se centrifuga la muestra dentro de las 2 h. Esta degradación en el suero o plasma puede ser despreciable si se mantiene la muestra a 4°C durante este tiempo.

pH del medio: Luego de obtener el suero, es necesario acidificar el medio ya que la vitamina C es más estable a pH bajo. En el caso de IACA laboratorios, una mezcla de ácido meta-fosfórico y perclórico es el reactivo elegido. Según otras investigaciones si se estabiliza la muestra en medio ácido dentro de las 2 h. se evitan pérdidas de vitamina C de hasta el 10%.

Temperatura: Un estudio del Departamento de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad Politécnica de Hong Kong demostró que, si se mantiene una muestra de plasma a temperatura ambiente, los valores de vitamina C disminuyen más del 20% en 2 h. y más del 60% en 24 h. Sin embargo, si se congela la muestra a -20ºC no se observan pérdidas significativas en las primeras 6 h., y apenas el 20 % luego de las primeras 24 h. manteniendo esta temperatura. Estos resultados se obtuvieron sobre muestras de plasma sin acidificar, por lo que podrían mejorarse si previo a congelar la muestra se realiza el proceso de desproteinización con ácido meta-fosfórico.

A lo largo de los años en numerosas publicaciones se ha propuesto a la vitamina C como un importante biomarcador del estado general de salud y nutrición. Sin embargo, la demora que existe entre la toma de muestra y su cuantificación requiere gran atención por parte de los laboratorios para evitar pérdidas en su manipulación.

Indicaciones preanalíticas para laboratorios derivantes

La muestra de suero debe ser centrifugada inmediatamente, luego mezclada con el reactivo desproteinizante provisto por IACA Laboratorios y congelada a -20ºC. Esta temperatura debe mantenerse hasta el momento de proceso analítico, incluso durante el transporte hasta el laboratorio. Idealmente utilizar hielo seco, y de no ser viable, seguir las siguientes indicaciones:

Coloque el tubo con el desproteinizado dentro de una bolsita plástica o film, y este paquete dentro de un recipiente (briestéril) con gel. Coloque este conjunto en el freezer por al menos 24–36 horas, hasta que esté completamente congelado. También mantenga en el freezer por al menos 24 horas el refrigerante provisto por IACA.

Una vez pasadas las 24 horas coloque el recipiente con gel + tubo de desproteinizado congelados dentro de un cilindro con tapa a rosca provisto por IACA Laboratorios junto con el refrigerante provisto por IACA Laboratorios (mantiene congelados por más tiempo que los geles comunes). Una vez cerrado el cilindro, coloque sobre la tapa una banda en la que se lea “CONGELADOS” y envíe de inmediato.

Conclusión

Con todos estos datos se puede concluir que es necesario darle prioridad y atención a las muestras donde se desea medir la vitamina C.

Es importante destacar que estos pasos preanalíticos deben realizarse en el laboratorio de origen y es una etapa clave del proceso para que el resultado final será verdaderamente confiable.

“Los resultados sólo pueden ser tan buenos como la muestra proporcionada”.

 

Bioq. MARTÍN ARRIETA, Gonzalo.

Psiconeuroinmunoendocrinología

IACA laboratorios

0291-4599976

pine@iaca.com.ar

 

Bibliografía.

  • A Karlsen, R Blomhoff, and TE Gundersen. (2007). Stability of whole blood and plasma ascorbic acid. European Journal of Clinical Nutrition, 61, 1233–1236.
  • Anwar Ali, Sakhawat Riaz, Waseem Khalid, Maleeha Fatima, Umber Mubeen, Quratulain Babar, Muhammad Faisal Manzoor, Muhammad Zubair Khalid & Felix Kwashie Madilo (2024) Potential of ascorbic acid in human health against different diseases: an updated narrative review, International Journal of Food Properties, 27:1, 493-515, DOI: 10.1080/10942912.2024.2327335
  • Datos sobre la vitamina C. National Institutes of Health. 18 de diciembre 2019.
  • Ganem Prats, Ibrahim; Aguilar Peláez, Madelaine de las Mercedes; Dorsant Rodríguez, Lissette; Viel Reyes, Higinio. (2012). ASPECTOS ESENCIALES SOBRE VITAMINA C. Revista Información Científica, vol. 73, núm. 1, enero-marzo, Universidad de Ciencias Médicas de Guantánamo Guantánamo, Cuba.
  • García GA, García A, Mejía OR, Clavijo D, Hernández S, Báez SA, Cobos C. (2006). Aspectos bioclínicos y patobiológicos de la vitamina C en la especie humana. Rev CES Med.; 20(2):53-72
  • Juliet M. Pullar, Simone Bayer ID and Anitra C. Carr. (2018). Appropriate Handling, Processing and Analysis of Blood Samples Is Essential to Avoid Oxidation of Vitamin C to Dehydroascorbic Acid. Antioxidants, 7, 29; doi:10.3390/antiox7020029.
  • Wai Yuen Chunga, John Kam On Chunga, Yim Tong Szetoa, Brian Tomlinsonb, Iris F. F. Benzie. (2001). Plasma ascorbic acid: measurement, stability and clinical utility revisited. Clinical Biochemistry 34, 623–627.
  • Yin, X.; Chen, K.; Cheng, H.; Chen, X.; Feng, S.; Song, Y.; Liang, L. (2022). Chemical Stability of Ascorbic Acid Integrated into Commercial Products: A Review on Bioactivity and Delivery Technology. Antioxidants, 11, 153. https://doi.org/10.3390/ antiox11010153.

Suscribite a nuestro newsletter

y recibí las últimas novedades que publiquemos

Noticias de tu interés

Investigaciones

Dieta cetogénica y sus beneficios

El cuerpo humano tiene tres fuentes principales para la obtención de energía, los carbohidratos, los lípidos y las proteínas que constituyen una dieta habitual. En la dieta cetógenica (DC) se utilizan principalmente lípidos, imitando los cambios metabólicos asociados al estado de ayuno, con formación de cuerpos cetónicos, pero sin llegar a la cetoacidosis. Comenzó a utilizarse

Institucional

El rol del laboratorio en la Seguridad Alimentaria

INDUSTRIA LACTEA La industria láctea es un sector importante de la economía mundial, y el laboratorio industrial desempeña un papel clave en su éxito. Como técnicos, químicos y bioquímicos, nuestro trabajo en el laboratorio es esencial para garantizar la calidad y seguridad de los productos lácteos, así como para mejorar la eficiencia del proceso de