Dieta cetogénica y sus beneficios

El cuerpo humano tiene tres fuentes principales para la obtención de energía, los carbohidratos, los lípidos y las proteínas que constituyen una dieta habitual. En la dieta cetógenica (DC) se utilizan principalmente lípidos, imitando los cambios metabólicos asociados al estado de ayuno, con formación de cuerpos cetónicos, pero sin llegar a la cetoacidosis. Comenzó a utilizarse en 1920 como tratamiento en epilepsia y posteriormente se evidenció su utilidad en diferentes patologías como obesidad, cáncer y un número cada vez mayor de situaciones clínicas en donde ha demostrado su eficacia.

Fuente: Freepik

Un poco de historia

A comienzos del siglo XX, en 1911, se utilizó el ayuno como tratamiento de la epilepsia. En 1921 en la Clínica Mayo, demostraron la aparición de acetona y ácido hidroxibutírico en los sujetos en ayuno, lo cual mejoraba las crisis epilépticas. Esto animó a diseñar lo que hoy se conoce como dieta cetogénica (DC). En 1972 Livingston comunicó el resultado de la dieta administrada a 1.000 niños con epilepsia, comprobando que el 52% de ellos obtuvo un control completo de las crisis y un 27% tuvo una gran mejoría1. Finalmente, fue en el Hospital Johns Hopkins donde se comenzó a aplicar la DC para tratar a pacientes con epilepsia refractaria a fármacos antiepilépticos (FAE). En los años cuarenta, con la aparición de nuevos fármacos antiepilépticos, la DC cayó en desuso.

En 1993 un niño, Charlie Abrahams, fue tratado con DC debido a crisis convulsivas severas, mostrando mejoras rápidamente. A raíz de esto, el padre de Charlie (un famoso director de cine de Hollywood) creó la Charlie Foundation. El niño hizo el tratamiento durante 5 años curándose definitivamente. En 2009, un Grupo Internacional de Estudio de la Dieta Cetogénica, convocado por la misma fundación, publicó las recomendaciones para el manejo óptimo de niños que recibían esta dieta, en un documento de consenso basado en la opinión de expertos especialistas de diferentes partes del mundo.El doctor Fejerman, neuropediatra y epileptólogo argentino, introdujo la DC en Argentina en el Hospital Garrahan junto a un equipo de médicos especialistas y licenciados en nutrición infantil hace aproximadamente tres décadas. El Grupo Nacional de Dieta Cetogénica, dependiente de la Sociedad Argentina de Neurología Infantil (formado por neuropediatras, médicos nutricionistas y licenciadas en nutrición), elaboró un consenso para estandarizar el uso de DC.

 

Objetivo metabólico

Las dietas cetogénicas consisten en programas dietéticos controlados que tienen como objetivo lograr un estado de cetosis nutricional (a través de la inducción de cetogénesis, lipólisis y gluconeogénesis). Esto se logra con un consumo de hidratos de carbono muy reducido con respecto al consumo calórico total, generalmente inferior a 50 g de hidratos de carbono al día.

El estado de cetosis produce cambios en la secreción de insulina, en la producción de neurotransmisores, en la mejora del estrés oxidativo(a través de una reducción de las especies reactivas de oxígeno) e incluso en el apetito. Se reportaron beneficios en epilepsia y obesidad, además de promisorios resultados preliminares en desórdenes neurológicos, psiquiátricos, acné y cáncer. Por otro lado, la DC activa el gen FGF21 (por su nombre en inglés fibroblastgrowth factor 21), que modula la lipólisis, eleva concentraciones de vitamina D y disminuye triglicéridos. Investigaciones en ratones muestran modificaciones de la función mitocondrial y microbiota, optimizando funciones neurovasculares y disminuyendo radicales libres y neurodegeneración.

Fuente: Freepik

En la tabla 1 se refieren las principales patologías en las que se puede indicar DC. No se recomiendan en pacientes con nefrolitiasis, dislipidemia y hepatopatías, y se contraindica ante patologías del transporte de ácidos grasos, porfiria, deficiencia de piruvato-carboxilasa o usuarios de inhibidores SGLT2.

Tabla 1-Indicaciones para el uso de la dieta muy baja en carbohidratos o cetogénica 

En cuanto a las dislipidemias, se ha reportado inicialmente un aumento del colesterol total y LDL en DC, lo que sería clínicamente irrelevante, puesto que a mediano plazo se observa disminución del LDL, aumento del HDL, disminución de TG y aumento del volumen y tamaño de partículas de LDL, reduciendo el riesgo cardiovascular por disminución de la aterogenicidad. Los cuerpos cetónicos se pueden medir en sangre y en orina en un examen de laboratorio o a través de un equipo medidor y tiras reactivas para tal fin. También se pueden utilizar tiras reactivas para medir cetonas en orina.

¿Qué es la gripe KETO?

 Los potenciales efectos adversos que aparecen a corto plazo, una vez iniciada la dieta, se agrupan en un estado popularmente conocido como “ketoflu” o gripe keto. Estos síntomas son prevalentes durante los períodos de adaptación y tienden a desaparecer en la mayoría de los pacientes. Los posibles síntomas que se manifiestan los primeros de iniciar la dieta son: somnolencia, mareos, dolor de cabeza, náuseas, constipación, estreñimiento, calambres, debilidad y cansancio.

Fuente: Freepik

Recomendaciones para contrarrestar dichos signos y síntomas: beber suficiente agua, utilizar sal en las comidas, suplementar con magnesio y potasio, descanso, dar tiempo a que el cuerpo se adapte.

Bioquímica de los Cuerpos Cetónicos

 En los seres humanos y en la mayoría de los mamíferos, el acetil-CoA formado en el hígado durante la oxidación de los ácidos grasos, puede entrar en el ciclo del ácido cítrico o puede ser convertido en cuerpos cetónicos (acetona, acetoacetato y alfa-beta- hidroxibutirato) para su exportación a otros tejidos. La acetona, producida en menor cantidad que los demás cuerpos cetónicos, se exhala. El acetoacetato y D-beta- hidroxibutirato son transportados por la sangre a tejidos diferentes al hígado (tejidos extrahepáticos), donde se convierten en acetil-CoA y se oxidan a través del ciclo del ácido cítrico, proporcionando gran parte de la energía necesaria para tejidos tales como los músculos esqueléticos y cardíaco y la corteza suprarrenal. El cerebro, que utiliza preferentemente glucosa como combustible, puede adaptarse al uso de acetoacetato o D-beta-hidroxibutirato en condiciones de inanición, cuando no es posible disponer de glucosa.

 

Formación de cuerpos cetónicos y exportación desde el hígado
FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA-3a edición
Amando Garrido PertierraJosé María Teijón Rivera

¿Qué es Cetósis y Cetoacidosis?

Un error común es confundir la cetosis nutricional con la cetosis diabética o cetoacidosis, por lo cual es importante diferenciarlas.

Cetosis nutricional es el objetivo metabólico de la dieta cetogénica, siendo un proceso controlado. Los niveles bajos de insulina y elevados de glucagón favorecen la lipólisis. La acumulación resultante de acetil-CoA acelera la formación de cuerpos cetónicos. En la cetosis nutricional, este aumento no excede los 6 a 8 mmol/L y no genera cambios en el pH sanguíneo.

 Cetoacidosis diabética es una complicación metabólica aguda de la diabetes que se caracteriza por hiperglucemia, hipercetonemia y acidosis metabólica. La hiperglucemia causa diuresis osmótica con pérdida significativa de líquidos y electrolitos. El aumento de los niveles sanguíneos de acetoacetato y de D-betahidroxibutirato por encima de los 10 mmol/L disminuye el pH sanguíneo, originando el estado conocido como acidosis. La cetoacidosis diabética se identifica con mayor frecuencia en pacientes con diabetes mellitus tipo 1, provocando náuseas, vómitos y dolor abdominal con posible progreso a edema cerebral, coma y muerte. Se diagnostica a través de la detección de hipercetonemia y acidosis metabólica con brecha aniónica en presencia de hiperglucemia.

Conclusiones

 La DC fue aplicada desde su divulgación en 1920, como tratamiento para epilepsias refractarias a fármacos, y más tarde para tratamiento de obesidad, síndrome metabólico y otras patologías. Induce cambios metabólicos únicos, incluyendo mejoras del control glucémico y de concentraciones plasmáticas de TG, HDL, ApoB y partículas aterogénicas de LDL. Deben ser prescritas por profesionales capacitados, quienes deben evaluar los riesgos y beneficios para cada paciente en particular. Finalmente, se requieren futuros estudios para entender de mejor forma la compleja respuesta individual a las intervenciones dietarias, seguridad, tolerancia, eficacia y efectos a largo plazo.

 

Bioquímica María Gabriela Arriola. garriola@iaca.com.ar IACA Laboratorios

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1-Dieta cetogénica Aspectos clínicos Aplicación dietética Coordinadores Nilo Lambruschini Ferri. Especialista senior de Pediatría de la Sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantil. Hospital Sant Joan de Déu. Barcelona. Alejandra Gutiérrez Sánchez Dietista-nutricionista. Sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantil. Hospital Sant Joan de Déu. Barcelona

2-Consenso nacional sobre dieta cetogénica M Armeno, R Caraballo, M Vaccarezza, MJ Alberti, V Ríos, S Galicchio, E S. de Grandis, G Mestre, N Escobal, P Matarrese, R Viollaz, A Agostinho, C Díez, A Cresta, A Cabrera, V Blanco, H Ferrero, V Gambarini, P Sosa, C Bouquet, L Caramuta, S Guisande, B Gamboni, A Hassan, L Pesce, L Argumedo, C Dlugoszewski, M G. DeMartini, L Panico (†) – www.neurologia.com Rev Neurol 2014; 59 (5): 213-223

3-Charlie Foundation. Disponible en: https://charliefoundation.org/about-the-charlie-foundation-for-ketogenic-therapies/

4-Dieta baja en carbohidratos y dieta cetogénica: impacto en enfermedades metabólicas y reproductivas José Moreno-Sepúlveda1,2, Magdalena Capponi 3 Rev M ed Chile 2020; 148: 1630-1639- 1Clínica de la Mujer Medicina Reproductiva. Viña del Mar, Chile. 2Departamento de Pediatría, Ginecología y Medicina Preventiva, Universitat Autónoma de Barcelona. Barcelona, España. 3Unidad de Endocrinología, Fundación Neuropsiquiátrica de Santiago (NEPSIS). Santiago, Chile.) (Rev. méd. Chile vol.148 no.11 Santiago nov. 2020. Disponible en: http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872020001101630 ARTÍCULO DE REVISIÓN

5-Análisis de la evidencia de los beneficios clínicos de la dieta cetogénica Pablo J. Remón Ruiz, Irene de Lara González, Juan M. Canelo Romero, José L. Pereira Cunill, Pedro P. García-Luna Unidad de Nutrición Clínica y Dietética. Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Virgen del Rocío – Vol. XV – Número 2 – 2021 pp. 59-76 – Disponible en: www.nutricionclinicaenmedicina.com ©Nutrición Clínica en Medicina 202

6-DIETA CETOGÉNICA Instructivo para padres, familiares y pacientes -Hospital de pediatría Garraham

7-Lehninger PRINCIPIOS DE BIOQUIMICA – 4°Edición- David L. Nelson, Michael M. Cox

8-Cetoacidosis diabética Por Erika F. Brutsaert   MD, New York Medical College- https://www.msdmanuals.com/es-ar/professional/trastornos-endocrinol%C3%B3gicos-y-metab%C3%B3licos/diabetes-mellitus-y-trastornos-del-metabolismo-de-los-hidratos-de-carbono/cetoacidosis-diab%C3%A9tica-cad Revisado/Modificado sep. 2022

Suscribite a nuestro newsletter

y recibí las últimas novedades que publiquemos

Noticias de tu interés

Investigaciones

Vitamina C: la importancia de la etapa preanalítica para un resultado de calidad

Un poco de historia… Siglo XVII, Edad Moderna (siglo XV al XVIII), época de grandes cambios culturales y científicos. Dejando atrás las creencias religiosas de la Edad Media, la observación, hipótesis y el pensamiento crítico permitieron al hombre iniciar descubrimientos importantes. Tras largos viajes marítimos donde la alimentación se basaba en productos a base de

Institucional

El rol del laboratorio en la Seguridad Alimentaria

INDUSTRIA LACTEA La industria láctea es un sector importante de la economía mundial, y el laboratorio industrial desempeña un papel clave en su éxito. Como técnicos, químicos y bioquímicos, nuestro trabajo en el laboratorio es esencial para garantizar la calidad y seguridad de los productos lácteos, así como para mejorar la eficiencia del proceso de